Cómo construir tu Marca Personal

Cómo construir tu Marca Personal

La escritora estadounidense Anne Rice dice que los hombres tememos a aquello que nos hace diferentes; y es real, sin embargo no nos hemos dado cuenta que son precisamente estas características las que nos van a hacer conseguir el éxito. En el mundo empresarial, lo que es diferente es lo más atractivo: el mercado no necesita más de lo mismo y eso debe quedar claro.

Cuando un profesional trata de posicionarse, es esencial que tenga en cuenta la gran cantidad de competencia que hay a su alrededor, por lo que ingresar no será sencillo, aunque tampoco imposible. Hoy en día, las personas tienen que mostrar más, ser entusiastas y convencer a los reclutadores, que son ellos la pieza clave que necesitan para llegar a la cima.

Para el profesionista, el reto está en distinguirse, en sobresalir de los demás y el mejor momento para conseguirlo es en una entrevista de trabajo: 70% de los que consiguen ser contratados en un empleo, es debido a que realizaron una buena entrevista. Pero, ¿qué ofreces tú que los demás no pueden hacer? Es quizá ésta la pregunta que todos deben hacerse al inicio de un proceso de búsqueda laboral.

Los expertos en la gestión de capital humano y el reclutamiento dan algunos consejos que pueden ayudar a mejorar tu marca personal y conquistar a cada persona que se les ponga enfrente:

1. Conocerte a ti mismo. De ninguna manera te puedes presentar sin saber cuáles son tus cualidades o atributos, no puedes venderte si no sabes de lo que estás hecho. Es momento de que te sientes y descubras que puedes ser muy útil para diferentes cosas, analízate a ti mismo e identifica aquello que te hace único; una vez localizado, trabaja para potenciarlo, ser realmente bueno y sobresalir.

2. Saber cuál es tu mercado. Está bien, ya conoces tus cualidades y estás desarrollándolas, pero ¿te has dado cuenta que no a todos les interesa? Esto es porque los sectores en el mercado son muy diferentes, identifica a qué nicho te vas enfrentar, quiénes son tus competidores, qué es lo que se solicita para formar parte del grupo y, entonces sí, preséntate.

3. Utiliza las herramientas tecnológicas a tu favor. Internet es el lugar más popular para buscar trabajo, los reclutadores acuden a la red a buscar a los mejores. A través de bolsas de trabajo como PeoplePro, puedes lograr una mayor visibilidad. Asimismo, las redes sociales son otra de las plataformas preferidas para venderse como trabajador, es por esto que debes mantener actualizados tus perfiles profesionales, es decir, destacar tu experiencia laboral, tus aptitudes y conocimientos. También, puedes aprovechar y crear un blog que funcione como hoja de vida, no pierdas la oportunidad de ser encontrado.

4. Calidad humana. La experiencia cuenta, y mucho, pero no dejes de lado tus valores como persona; al líder de la compañía en la que deseas estar le interesará mucho más una persona que comparta los objetivos de su empresa. Así que sé empático, muestra una sonrisa y como decía Albert Einstein, no hay que preocuparse por ser un hombre exitoso, mejor preocúpate por ser un hombre de valor.

5. Mantén tu positivismo. Lo que nunca debes hacer es dudar de ti, de tus conocimientos, de tu experiencia, del dominio que tienes del tema, y del sector al que deseas incursionar. Los fracasos son parte del camino, los rechazos se pueden hacer presentes, pero no dejes de prepararte y demuestra que eres el mejor candidato.

Vemos cómo el hecho de construir tu propia marca personal se ha tornado indispensable para poder ingresar en el mercado laboral. Ten presentes estos consejos si lo que quieres es posicionarte y marcar la diferencia.

Un CV de impacto, la llave del éxito

En épocas donde la tecnología ya se ha vuelto parte de nuestras actividades cotidianas, todavía encontramos a profesionales que –en busca de nuevas oportunidades laborales– se presentan con un currículum vítae (CV) sobrio y aburrido, sin ningún diseño en especial. Y aunque parezca no tener importancia alguna, este tipo de documentos puede jugar en contra del individuo en un proceso de selección de Recursos Humanos.

Un CV poco trabajado puede ser la razón, en ocasiones, por la que nunca te llamen. ¿Quién contrataría a alguien que ni siquiera es capaz de darle algo de “color” a su carta de presentación?

Apuesta por el diseño

Un CV es el resumen de tu vida profesional y como tal, hay que darle la importancia que éste merece. La primera recomendación es jamás confundir al reclutador, a ellos hay que solucionarles la búsqueda de profesionales y qué mejor manera que dándoles una lectura agradable y atractiva. A continuación, algunos consejos para que presentes un CV de impacto:

Diseño. El diseño debe estar al servicio de los datos y no al revés. Crea un archivo visualmente atractivo en el que la persona no tenga excusas para no leerlo. Estructura bien el contenido y deja espacios en blanco entre los distintos apartados. Incluye títulos y subtítulos.

Menos es más. Hay quienes piensan que un CV extenso es sinónimo de profesionalismo, pero lo único que consigues con esto es demostrar que no tienes las ideas claras, que no sabes cuáles son tus habilidades; tu inexperiencia sale a la luz. Un par de cuartillas es lo ideal.

Utiliza bullets. Enlistar tus habilidades es la mejor manera de destacar tu información, evita un lenguaje literario o hablar bien de ti mismo. Enfócate en ofrecer la información necesaria.

Colores. Para el fondo lo más común es utilizar el blanco o un tono claro, resulta más limpio que los oscuros. No obstante, este puede variar según tu profesión. Trata de no usar muchos colores diferentes en el diseño del CV: negro o gris para el texto y dos más para los detalles, es suficiente.

Estructura. Hay dos tipos de CV, el que se realiza de forma cronológica y el que se estructura por funcionalidad. No importa cuál elijas, sólo recuerda que el objetivo es ofrecer la mejor información.

Limpieza. La buena ortografía y redacción son esenciales. Además, procura que el documento esté escrito en tipografía Arial o Times de 12 puntos, pues son las más amigables a la vista. No abuses de las negritas y las cursivas.

La foto. Transmite tu personalidad y favorécela con la magia del encuadre. Una sonrisa leve es agradable para la vista de los demás. Asegúrate de ser el mismo de la imagen: si te cortaste el cabello o aumentaste de peso, es tiempo de cambiar la imagen.

En este mercado tan competitivo en el que nos desarrollamos, es importante capacitarnos y hacer lo mejor posible nuestro trabajo, pero qué mejor manera de presentarse ante los demás, que con un CV que no sólo exponga nuestras habilidades, sino que lo haga de una manera atractiva para el reclutador. Inspírate y haz que tu currículum sea la llave para el éxito profesional.

Frases y actitudes que los reclutadores odian

Iniciar un nuevo camino en el mundo profesional no es sencillo. La búsqueda de trabajo siempre es un proceso complicado. Como colaborador, estar tocando puertas termina siendo agotador, tanto física como emocionalmente.

Pero las cosas no mejoran si nos enfocamos en los reclutadores. El proceso de selección –como ya se ha mencionado en artículos anteriores– es una de las etapas más difíciles en la compañía. Los mejores trabajadores, con gran experiencia y con ganas de seguir aprendiendo, no se ubican a la vuelta de la esquina.

El problema se multiplica cuando los aspirantes no se comprometen en la búsqueda de empleo y se presentan a las entrevistas laborales con muy poca idea de lo que se necesita para ocupar el tan deseado puesto. Muchos piensan que basta con ensayar las respuestas y asegurarse de decir lo que, supuestamente, el otro quiere escuchar. Sin embargo, no se han puesto a pensar que lo que sale de su boca es clave para obtener el trabajo o ser rechazado.

A continuación, te mostramos las frases y actitudes que los reclutadores odian escuchar de los candidatos:

– Errores en el CV: Los empleadores ya están cansados de encontrarse con frases clichés acompañadas de errores ortográficos en el currículum vitae. Este documento es tu carta de presentación: no la desperdicies utilizando un tono informal o de extrema confianza.

– Mentir: El candidato puede llegar y presentarse como el experto que toda compañía requiere, con los mejores contactos de la industria, pero no hay peor persona que la que miente en una entrevista de trabajo. No se duda que haya muy buenos candidatos, pero tampoco se niega que haya individuos fraudulentos.

– Presentar un discurso común: La búsqueda de empresa y la oportunidad de obtener una entrevista laboral no es cosa sencilla. Sería lógico esperar que el candidato se muestre dispuesto y animado por la oportunidad. No obstante, no todos asumen esta posición y terminan hartando al reclutador con frases como “sé trabajar bajo presión”, “soy proactivo”, “soy eficaz resolviendo problemas”, etcétera.

– Pecar de introvertido: Así como hay personas que no paran de contar sus experiencias profesionales y la manera en que resolverán los problemas en la empresa, también existen aquellas a las que les cuesta trabajo hablar sobre su talento y competencias. Hay que recordar que la clave en el ámbito profesional es saber venderte.

– Querer sobresalir: El reclutador, te guste o no, es la persona que tiene el control en la entrevista, así que evita cualquier actitud prepotente, altanera o de “sabelotodo”: eres tú quien está buscando empleo, no te cierres las puertas solo.

Sabemos lo difícil que puede llegar a resultar para un candidato poder acceder a una entrevista de trabajo, por lo que no sería conveniente que en tu próxima presentación cometas algunos de los errores mencionados. Aprovecha al máximo esta oportunidad exhibiendo lo mejor de ti y demostrando que eres el aspirante ideal para el puesto.

Cómo elaborar un buen CV

Un estudio realizado por el Observatorio Nacional del Emprendedor (ONE) arrojó que 14.03% de las empresas que están en busca de nuevos empleados toman una decisión con base al currículum vítae del candidato. Esto da una señal de lo relevante que se vuelve este documento, no por nada es tu carta de presentación ante la compañía.

Debido a que la competencia laboral se ha tornado más reñida, los especialistas en gestión de recursos humanos consideran que el CV es la diferencia entre conseguir o no un empleo. Debes tomar en cuenta que este papel es el primer acercamiento que tienes con el reclutador y por eso ¡hay que impresionarlo! A continuación, unos tips para que aprendas cómo elaborar un buen CV:

1. Define tus objetivos. A la hora de elaborar el currículum vítae, no hay nada peor que no tener una meta profesional específica, ¿cómo sabrás a que puesto aplicar sino sabes lo que pretendes conseguir? No hagas perder el tiempo al reclutador y define tus objetivos.

2. Incluye competencias y habilidades. Al escribir tu orientación profesional debes incluir características y habilidades básicas, todas deben ir relacionadas con el área en la que te desempeñas. Algunas de las más apreciadas son: liderazgo, trabajo en equipo y proactividad.

3. Agrega experiencia profesional. Es importante que incluyas tu trayectoria laboral, las actividades que realizaste y los conocimientos que adquiriste (en tus anteriores trabajos). No olvides detallar esta información, pues es la que podría dar paso a la contratación. Muchas de las personas que cuentan con una vasta experiencia profesional olvidan describir sus logros alcanzados, ¡es un error grave que no debes cometer!

4. Describe tus logros. Define lo que has hecho y cómo eso puede ayudar a mejorar la empresa en la que planeas laborar. Una compañía te contrata por cuatro motivos: resolver un problema de la entidad, cubrir una necesidad, satisfacer un deseo o cumplir una expectativa. Haz que tus logros cumplan con estas cuatro demandas y sé el empleado que todos quieren tener.

5. No digas mentiras. Pareciera absurdo, pero una cantidad considerable de individuos miente en su currículum vítae, el motivo, para impresionar a los reclutadores. Este es el peor error que puedes cometer y no sólo por dar información falsa, sino porque al momento de ser contratado no podrás realizar las actividades y cumplir con los objetivos del puesto. Las consecuencias son graves y acabarás sufriendo en demasía.

Otras recomendaciones que puedes poner en práctica son: redactar tu CV en un máximo de dos cuartillas y preferentemente en papel blanco para lograr un tono profesional y formal. Además, no utilices tecnicismos ni abreviaturas, emplea un vocabulario general que pueda ser entendido. Usa sinónimos y demuestra tu riqueza de vocabulario.

Recuerda que un buen CV responde a tres preguntas básicas: ¿por qué debería leer este currículum? ¿Cómo es el candidato que se busca? y ¿Qué cualidad tiene el candidato ideal? Trata de responder cada una de ellas al momento de redactar tu hoja de vida, no olvides que el objetivo es captar la atención, tienes tan sólo 10 segundos para hacerlo, ¿estás listo para encontrar un nuevo empleo? No desaproveches la oportunidad.

10 consejos para conseguir trabajo

La búsqueda de empleo debería ser un proceso alentador en el que se espera encontrar una mejor oportunidad profesional. Sin embargo, en algunas ocasiones, obtener un trabajo puede volverse difícil y agotador.

Cuestionamientos como ¿cuento con los conocimientos necesarios? o ¿tengo mala suerte? pueden surgir una vez que esta búsqueda se alarga y las posibilidades de integrarse al mercado laboral van disminuyendo.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la situación actual tampoco ayuda mucho. El número de profesionistas aumenta diariamente, mientras que las oportunidades son cada vez menos. Por esto, es importante no frustrarse cuando no se obtiene respuesta de una empresa. Por el contrario, es momento de prepararse y convertirse en el trabajador más atractivo para el reclutador. A continuación 10 consejos para conseguir empleo:

  1. Reconocer fortalezas y debilidades. Encontrar un empleo no es sencillo y mucho menos cuando no estás consciente de tus fortalezas y debilidades como individuo. Estas características parecerían no tener importancia, pero es lo primero que busca un reclutador en el currículum vitae, no por nada siempre son solicitadas en una entrevista laboral.
  2. Definir objetivos. ¿Ya sabes en qué quieres trabajar? Asegúrate de conocer a la perfección el área en la que deseas incursionar y pregúntate acerca de las habilidades y competencias requeridas para el puesto deseado: ¿cuentas con ellas o necesitas seguir preparándote?
  3. Estudia el mercado laboral. Es esencial que conozcas cuáles son las compañías que se encuentran en proceso de reclutamiento, considera los criterios de selección y el perfil de las vacantes.
  4. Usa redes sociales, bolsas de trabajo, y haz networkingActualmente, las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental en la búsqueda de empleo, y las redes sociales son un medio de comunicación en el que se pueden encontrar oportunidades profesionales inigualables. No te resistas ante estas herramientas y aprovéchalas a tu favor.
  5. Ten una actitud positiva. Sabemos que es frustrante no encontrar el trabajo soñado ni en el tiempo esperado, pero trata de mantener una mente enfocada y positiva en el proceso. Los altibajos son normales, lo importante es no darles más importancia de la que merecen y continuar en la búsqueda.
  6. Muestra tus deseos. Las diferencias entre hacer una llamada telefónica para conseguir empleo y plantarse frente al reclutador para dejarle claro que se desea una oportunidad, son abismales. Da una buena impresión y demuestra las capacidades que tienes para lograr el éxito empresarial.
  7. Construye tu marca personal. Darte a conocer en el mercado es imprescindible, así que muéstrate como una persona especializada en algún nicho, tienes que dejar claro que no eres un empleado que busca trabajo, sino el líder que la compañía requiere.
  8. Modifica tu currículum vitae. Debido a que este documento es tu carta de presentación, vale la pena invertir tiempo y esfuerzo en su creación. Además, un gran número de rechazos laborales se debe a la carencia de un buen currículum vitae.
  9. Prepárate para la entrevista. No es necesario sacar los libros del colegio para estudiar, simplemente estructura la información que vas a brindarle al reclutador. Este no quiere que le cuentes tu vida personal, lo que necesita saber es tu experiencia profesional, tus logros y objetivos, así como el motivo por el que quieres trabajar en esa compañía.
  10. Controla los nervios. Familiarízate con la compañía, practica posibles respuestas y llega a tiempo; son algunas de las recomendaciones para tranquilizarte en el gran día. 

Hablamos pues de diez acciones concretas que deberías poner en consideración para captar la atención de los reclutadores, recuerda que estar preparado es el primer gran paso para conseguir un empleo.

¿A qué tipos de entrevista debe enfrentarse un candidato?

El nivel de ansiedad, nerviosismo y preocupación que se produce minutos, horas e incluso días antes de presentarse a una entrevista de trabajo, es altísimo. Estas sensaciones, tan comunes y poco agradables, pueden disminuirse si contamos con una preparación previa.

Sin embargo, por más prevenido que estés no sabrás cómo reaccionar hasta que te encuentres frente al reclutador. ¿A qué tipo de entrevista debo enfrentarme como candidato? es una pregunta que inquieta a cualquiera.

Con el fin de facilitarte este proceso y ayudarte a obtener los mejores resultados en tu próxima entrevista laboral, te presentamos algunos modelos de conversaciones que se realizan en el mercado profesional:

Entrevista individual: Este es el método más común de reclutamiento de personal, cuando la charla se lleva a cabo frente a frente. Para los candidatos, esta manera de tratar con el empleador es la más cómoda, ya que se sienten en confianza con una sola persona.

Entrevista en grupo: Tal y como su nombre lo denomina, en este tipo de entrevista el aspirante se enfrenta a un grupo de personas. El potencial empleado es cuestionado por un cierto número de reclutadores que evaluarán, cada uno en su área, sus habilidades y actitudes.

Asimismo, las charlas se pueden distinguir dependiendo del tipo de procedimiento que se aplique en ésta, por ejemplo:

Entrevista estructurada: Hay un guión a seguir y una serie de preguntas predeterminadas que los aspirantes responderán. Los cuestionamientos son cortos y precisos; el entrevistador obtiene la información necesaria.

Entrevista no estructurada: Se caracteriza por parecerse a una plática informal, no hay una línea a seguir y las preguntas son abiertas. El empleador sabe lo que quiere obtener del postulante y, para ello, sigue diferentes esquemas predefinidos.

Entrevista mixta: Si bien existe una serie de cuestionamientos que deben ser respondidos, también saldrán preguntas espontáneas; la plática irá variando dependiendo de las respuestas del empleado.

Lo anterior, puede desarrollarse en un par de escenarios: de tensión o cordialidad. En el primero, el trabajador es sometido a pruebas complicadas en las que se evalúan sus reacciones. Lo que se pretende es conocer la capacidad de mantener la calma y el control de las emociones.

En el segundo escenario, generar una entrevista cordial permite que el postulante en turno muestre sus mejores competencias. El reclutador suele, por tanto, propiciar un clima de confianza y complicidad, eliminar elementos negativos como la ansiedad y la preocupación.

Sin embargo, es importante mencionar el hecho de que las empresas, buscando ampliar y mejorar su plantilla laboral, tratan de reclutar capital humano de diferentes partes del mundo. Por ello, ya no todas las entrevistas de trabajo son presenciales, por lo que se ha recurrido a herramientas tecnológicas como las videollamadas para conocer a los potenciales empleados.

Para el empleador el objetivo de las entrevistas es encontrar siempre al mejor candidato, por lo que el proceso puede ser más duro de lo esperado. En tu rol de entrevistado no te desanimes con las preguntas, al contrario, trata de prepararte lo mejor que puedas, demuestra tus capacidades y asegura ese puesto laboral que tanto estás buscando.

Qué habilidades buscan los líderes en los candidatos

El proceso de reclutamiento de personal es una etapa complicada y estresante para cualquier candidato, por más experimentado que sea en su área. El mercado laboral actual es tan competitivo que las compañías buscan características cada vez más concretas en sus trabajadores.

Si bien, los requisitos básicos más recurrentes suelen ser educación universitaria, experiencia laboral y buen manejo de las herramientas tecnológicas, es importante conocer cuáles son las habilidades más buscadas por los líderes en los candidatos. A continuación, una lista con las de mayor importancia:

  1. Liderazgo: A pesar de que la contratación no sea para un puesto directivo, gerencial o con alta importancia en la empresa, se vuelve esencial que el trabajador sea capaz de evaluar y resolver situaciones de manera adecuada. Es importante que demuestres tus habilidades de líder e inspires a los que te rodean.
  2. Tecnologías de la información: Actualmente, hay una elevada demanda de candidatos con conocimientos en nuevas tecnologías, desde el uso de redes sociales, hasta lenguajes más complejos como Java y C++, según la actividad a realizar. No debes olvidar que la tecnología se ha vuelto indispensable en nuestra vida cotidiana y en la de las empresas, por ello, ocúpate en capacitarte.
  3. Trabajo en grupo: Un líder enfocado en la gestión de recursos humanos busca siempre empleados capaces de laborar en conjunto. Un individuo que se muestre introspectivo y poco sociable podría significar que no se llevará bien con el resto de los trabajadores y, por consiguiente, se complicarán las actividades a desempeñar. Aprende a compartir responsabilidades y  a lograr un objetivo en común.
  4. Proactividad: Para ninguna compañía es atractiva una persona que sólo reciba órdenes; la época donde “sólo se hace lo que diga el jefe” ha culminado. El mercado del siglo XXI requiere trabajadores con iniciativa, que se identifiquen con los objetivos de la empresa y actúen por sí mismos cuando haya una oportunidad.
  5. Responsabilidad social: Si bien no es un área tan nueva en las organizaciones, tampoco está lo suficientemente arraigada como para ser requisito indispensable en la contratación de un empleado. Pero es importante que tengas la capacidad de generar actividades ligadas al cuidado del medio ambiente; una organización con trabajadores socialmente responsables tiene un valor agregado en el mercado.
  6. Habilidades comunicativas: Una de las habilidades más buscadas por los líderes en los candidatos es que tengan la capacidad de escuchar, observar, comprender y relacionar ideas con eficacia para desarrollar estrategias exitosas. Además, contar un buen lenguaje –claro y conciso–, es la clave para expresar ideas que se vuelvan interesantes para los demás.
  7. Demostrar seguridad y ganas de crecer: Da a conocer tus ganas de ir más allá de las expectativas, sin ser arrogante; ten confianza en ti mismo, sé seguro de tus aptitudes y conocimientos. Fomenta el éxito en tu área.

Lo dicho anteriormente es sólo una recopilación de las habilidades más buscadas por los líderes, pero no debes dejar de estar atento a cuestiones más básicas. Al final, todo se complementa a la hora de desempeñarse en el mercado laboral y los reclutadores siempre elegirán a aquellos con mayores atributos.

Autoestima, clave en la búsqueda de trabajo

¿Estás en busca de empleo? Lamentablemente, podemos decir que tienes el trabajo más complicado de todos. Y es que no sólo se trata de seleccionar algunas empresas y enviar tu currículum vitae, sino atravesar por una serie de emociones que, como montaña rusa, cambian en cuestión de segundos. Puedes estar feliz por conseguir una entrevista, pero tiempo después podría aparecer la depresión si es que todavía no te han llamado.

Expertos en el tema lanzan una serie de consejos que van desde redactar una buena carta de presentación, hasta memorizar algunas respuestas para salir victoriosos en las entrevistas laborales. Pero lo que casi nadie reconoce es la importancia de tener buena autoestima,  pues la actitud lo es todo y reconocer quiénes somos y de lo que somos capaces es el primer paso para que los demás también lo noten.

Perder un empleo y comenzar de cero para buscar una nueva oportunidad laboral no es sencillo, y hasta cierto punto, es normal perder interés, mantener pensamientos negativos, e incluso, autolastimarnos con declaraciones como “no sirvo para esto”, “nunca lo voy a conseguir”, “nadie me va a contratar”. Pero ¡cuidado!, la baja autoestima es una de las peores enemigas en esta etapa de nuestra vida.

¿Cómo mantener la autoestima en forma?

Conocernos, evaluarnos y reconocer nuestro lado positivo y negativo no sólo nos permitirá saber más de nosotros mismos, sino que nos ayudará a mejorar nuestra marca personal y presentarnos con más herramientas a una nueva empresa. En este sentido, te brindamos algunas recomendaciones para mantener siempre el buen ánimo:

  1. Conócete y cambia tus objetivos: Hay situaciones que no podemos controlar del mercado laboral (pocas oportunidades, mucha competencia), pero mantener los pies en la tierra, marcarse objetivos alcanzables y prepararnos mejor, sin duda, traerá mayor oportunidades profesionales.
  2. No te compares con nadie: Suena a cliché, pero todos somos diferentes. Confía en ti mismo, en tus habilidades y en tus defectos. Tu reflejo exterior es sólo parte de cómo te sientes por dentro, deja que todos vean el lado bueno.
  3. Aprende a tolerar el fracaso: Las crisis existen. Es normal sentirse mal ante un fracaso, pero hay que aprender a reconocerlos como oportunidades de cambiar, de replantearse objetivos y seguir adelante.
  4. Sé voluntario. Que mejor manera de estar activo, en lo que encuentras una oportunidad laboral, que ayudando a los demás. Relaciónate con otras personas que quizá no conocerías con facilidad. Aprende y haz trayectoria. Ahora hay un gran número de compañías que aprecian a los candidatos comprometidos con la sociedad y el medio ambiente.
  5. Alimenta tu red de contactos. El famoso networking llega para salvarte. Relacionarse con nuevas personas puede ser una gran manera de presentarse. Externan tu experiencia laboral y amplían tus posibilidades de encontrar trabajo.

Recuerda que si logras que tu autoestima no disminuya en el proceso de buscar empleo, los beneficios tanto personales, como profesionales llegarán a tu vida. Por un lado te sentirás fuerte y con ánimos de seguir adelante, y por el otro, las empresas se darán cuenta de las ganas y la seguridad con la que te presentas, cualidades que son bien valoradas. Los pensamientos negativos sólo son una barrera, no dejes que se conviertan en tus mejores amigos.

¿Cómo definir y plantear los objetivos laborales en el CV?

Elaborar un Currículum Vitae (CV) impecable es esencial para que cualquier profesional sobresalga en el mercado laboral. Este documento no sólo funciona como una carta de presentación, sino que es la llave para llegar al empleo que tanto se anhela.

Expertos en la gestión de capital humano recomiendan destacar las fortalezas: ésta –aseguran– es la manera más conveniente de venderte. Se ha demostrado que después de los datos personales, el objetivo profesional es lo que más atrae la atención del reclutador; aprender a redactarlo correctamente garantiza una mejor comunicación sobre quién eres y qué es lo que sabes hacer.

A pesar de que el objetivo laboral es clave en el CV, los profesionales no le prestan demasiada atención y terminan redactando metas generales como “incorporarme a una empresa reconocida para aplicar mis conocimientos”, “desarrollarme y crecer profesional y personalmente”, clichés que son ignorados con frecuencia por el reclutador, ya que ellos prefieren contratar a individuos con objetivos específicos.

Para escribir una buena meta laboral, es necesario que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones:

Lo que debes hacer

  1. Breve y conciso. De preferencia no mayor a 50 palabras, enfocándote en tres elementos clave para expresar tus ideas: 1) interés en la vacante, 2) experiencia y conocimientos afines al puesto y 3) calidad como trabajador.
  2. Quién eres. Es el momento para decirle al reclutador cuáles son tus intereses y cómo tus conocimientos llenan las expectativas de la vacante que ofrece la empresa. La idea es que sobresalgas y comuniques tu afinidad y pasión con el trabajo al que te estás postulando.
  3. Beneficio a la empresa. La compañía es la que elige a quién contrata, no te limites a escribir lo que la empresa puede esperar de ti; redacta una breve descripción de tu identidad profesional y tu expertise en el sector.

Lo que debes evitar

  1. Ser arrogante. Conocer tus puntos fuertes y explotarlos es clave para encontrar empleo, pero deja que tus logros, habilidades y experiencia hablen por ti mismo, no hay necesidad de hacer declaraciones presuntuosas.
  2. Centrarte en ti. Lo más común es que los candidatos escriban lo que esperan de la nueva compañía, pero en ningún momento comparten lo que ellos son capaces de entregar a la empresa. Sorprende al reclutador con un objetivo que resulte conveniente para su organización y que no sólo incluya lo que tú buscas.
  3. Usar frases trilladas. Busca alternativas originales y evita frases como: “aplicar mis conocimientos”, “aprender más” o “adquirir experiencia”; no seas uno más en busca de empleo, sobresal del resto de los profesionales y convierte tu CV en el indicado para la compañía.

No debes olvidar que el objetivo profesional es aquel que reúne tu experiencia, logros y habilidades, por lo que redactarlo correctamente te convertirá en el candidato ideal para varias compañías. La clave está en hacer que el empleador piense “este candidato es lo que estoy buscando”, y que recuerde tu perfil al momento de agendar entrevistas. Asegúrate de escribir primero quién eres y después demuéstralo.

Cómo hacer atractiva tu presencia en línea para un reclutador

Mantener una buena reputación en el lugar de trabajo ya no es suficiente. La manera en que nos comunicamos hoy día ha provocado que este buen comportamiento se transporte a las redes sociales, plataformas que juegan un papel primordial en nuestras actividades cotidianas. Desde hace unos años las compañías han dado demasiada importancia al perfil de Facebook, Twitter o Linkedin de los individuos, aquí encuentran la verdadera personalidad del trabajador  y si es o no compatible con los objetivos de la empresa.

Si estás en búsqueda de una nueva oportunidad laboral y aún no sabes cómo funcionan las redes sociales en este campo, aquí te presentamos algunos tips que te ayudarán a hacer atractiva tu presencia en línea para un reclutador.

Lo primero que debes saber es que en la red, buscar empleo es convertir lo que sabes hacer en una oferta comercial y en la que no te vendes a ti sino a tus habilidades: en Internet se buscan oportunidades. La clave está en crear y compartir contenido para generar posicionamiento en la web, lo que probablemente hará que los reclutadores te encuentren con mayor facilidad. “Crea, comparte y conversa, no pidas o solicites”, recomiendan los expertos.

Una buena reputación, la clave

Contar con un perfil profesional y concreto agiliza la búsqueda de las empresas. La época de los todólogos ha terminado, tienes que especializarte en un campo y ser bueno en ello. Los especialistas son los que reciben las mejores ofertas.

Piensa en un slogan que te describa: es lo primero que verán los reclutadores. Continúa con un breve y atractivo resumen de tu experiencia y habilidades en párrafos cortos y concisos: cuanto más impresionante sea, mayor será la atención que captarás. Agrega una foto profesional donde aparezcas tú solo. Lo ideal, revelan los especialistas en gestión de capital humano, es que sea desde tu cabeza hasta los hombros, vestido tal y como te presentarías en una entrevista de trabajo.

Temas como la experiencia profesional, idiomas, aptitudes, conocimientos y educación son puntos a tu favor si lo que quieres es impresionar a las compañías. También, es importante que tus colegas y compañeros avalen lo que plasmas en tu CV online; en Linkedin, por ejemplo, existe la opción de recomendar y dar crédito a las habilidades y capacidades del trabajador. Pide que resalten algún rasgo característico de tu forma de laborar.

Contactos, una segunda oportunidad

Dependiendo de tu actividad y lo activo que te vuelvas en redes sociales, es la cantidad de contacto que puedes adquirir. Sin embargo, es importante relacionarte con individuos que tengan los mismos intereses que tú y que en algún momento puedan ser de ayuda para conseguir ese nuevo empleo. Un informe realizado por Adecco en 2014 y publicado en febrero de 2015, reveló que los contactos personales son el segundo método de reclutamiento más utilizado por las compañías (27%), superado únicamente por los portales de empleo en Internet con 36%. En la tercera posición se ubican las redes sociales con 18%.

El mercado demanda nuevas opciones de búsqueda de empleo, como de reclutamiento y las nuevas tecnologías están facilitando estos procesos. Aunque la eficiencia de estas herramientas, en ocasiones, no es la que se espera, debes dedicarle tiempo y quizá recursos para que el resultado sea satisfactorio. Si bien no deberías dejarle todo a las redes sociales, utiliza esta opción para encontrar una nueva vacante.