Un CV de impacto, la llave del éxito

Posted on Posted in Blog, Búsqueda de Trabajo, Curriculum Vitae
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

En épocas donde la tecnología ya se ha vuelto parte de nuestras actividades cotidianas, todavía encontramos a profesionales que –en busca de nuevas oportunidades laborales– se presentan con un currículum vítae (CV) sobrio y aburrido, sin ningún diseño en especial. Y aunque parezca no tener importancia alguna, este tipo de documentos puede jugar en contra del individuo en un proceso de selección de Recursos Humanos.

Un CV poco trabajado puede ser la razón, en ocasiones, por la que nunca te llamen. ¿Quién contrataría a alguien que ni siquiera es capaz de darle algo de “color” a su carta de presentación?

Apuesta por el diseño

Un CV es el resumen de tu vida profesional y como tal, hay que darle la importancia que éste merece. La primera recomendación es jamás confundir al reclutador, a ellos hay que solucionarles la búsqueda de profesionales y qué mejor manera que dándoles una lectura agradable y atractiva. A continuación, algunos consejos para que presentes un CV de impacto:

Diseño. El diseño debe estar al servicio de los datos y no al revés. Crea un archivo visualmente atractivo en el que la persona no tenga excusas para no leerlo. Estructura bien el contenido y deja espacios en blanco entre los distintos apartados. Incluye títulos y subtítulos.

Menos es más. Hay quienes piensan que un CV extenso es sinónimo de profesionalismo, pero lo único que consigues con esto es demostrar que no tienes las ideas claras, que no sabes cuáles son tus habilidades; tu inexperiencia sale a la luz. Un par de cuartillas es lo ideal.

Utiliza bullets. Enlistar tus habilidades es la mejor manera de destacar tu información, evita un lenguaje literario o hablar bien de ti mismo. Enfócate en ofrecer la información necesaria.

Colores. Para el fondo lo más común es utilizar el blanco o un tono claro, resulta más limpio que los oscuros. No obstante, este puede variar según tu profesión. Trata de no usar muchos colores diferentes en el diseño del CV: negro o gris para el texto y dos más para los detalles, es suficiente.

Estructura. Hay dos tipos de CV, el que se realiza de forma cronológica y el que se estructura por funcionalidad. No importa cuál elijas, sólo recuerda que el objetivo es ofrecer la mejor información.

Limpieza. La buena ortografía y redacción son esenciales. Además, procura que el documento esté escrito en tipografía Arial o Times de 12 puntos, pues son las más amigables a la vista. No abuses de las negritas y las cursivas.

La foto. Transmite tu personalidad y favorécela con la magia del encuadre. Una sonrisa leve es agradable para la vista de los demás. Asegúrate de ser el mismo de la imagen: si te cortaste el cabello o aumentaste de peso, es tiempo de cambiar la imagen.

En este mercado tan competitivo en el que nos desarrollamos, es importante capacitarnos y hacer lo mejor posible nuestro trabajo, pero qué mejor manera de presentarse ante los demás, que con un CV que no sólo exponga nuestras habilidades, sino que lo haga de una manera atractiva para el reclutador. Inspírate y haz que tu currículum sea la llave para el éxito profesional.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+